Transcurridas apenas, 24 horas, tras la entrega de los premios de cine Feroz el Bilbao Arena presenció un espectáculo dramático protagonizado por los hombres de negro. Un guion parecido al que ocasionó la derrota ante los jóvenes del filial del Barcelona. 28 puntos encajados en un primer cuarto, otra vez. Acierto de los bases y aleros exteriores del club ovetense liderados por S. Llorente, con ganas de reivindicarse y Ahonen (60% de acierto en tiros de campo y 6/9 en triples) para un total de 22 puntos. Los nervios, ansiedad y precipitación por recortar la diferencia en el luminoso propiciaban canastas de los rivales que encendían las alarmas ya en el descanso 29-48 para los visitantes.

Restaban 20 minutos para remontar y rozar la épica. Demetrio MVP con 24 de valoración (18 puntos y 10 rebotes) puso la garra y el acierto que sus compañeros necesitaban para secundarle. Las defensas alternativas ordenadas por Mumbrú empezaban ligeramente a frenar el ataque asturiano. Pero las prisas, y el Salgado sistema como último recurso para jugarse la posesión cuando los segundos pasaban no resultaba suficiente. Un brutal parcial de 10 a cero para los locales albergaba todavía esperanzas para vencer. Pero no pudieron culminar la remontada y sucumbieron ante un Oviedo que movió a sus actores convenientemente sobre la cancha para llevarse el partido.

La línea exterior bilbaína sigue flojeando en el acierto, y la cuarta derrota en casa empieza a pesar demasiado en los jugadores locales cuando actúan ante su público. Además, de la derrota se perdió el average particular contra los ovetenses.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *