Paso a paso. A la escalera de los hombres de negro le faltan escalones a los que aferrarse. Tras la derrota frente a Morabanc Andorra por 72 a 82. Cuando el aficionado está más pendiente de mirar de reojo a los resultados de los rivales de su equipo, en lucha por la permanencia en la ACB, que prestar atención al desarrollo del juego local.

En ocasiones, sucede que te pierde un mate de otra liga , superior, bestial ejecutado a la perfección por Thomas, por cierto el más destacado hoy en los locales. Alcanzando 15 de valoración en la estadística final: con 8 puntos anotados, 5 rebotes capturados, 4 asistencias, un tapón y veintiún minutos de juego.

 Muy bien secundado por el capitán. Mumbrú, decidido a jugarse los balones comprometidos, cuando el balón quema en las manos y la posesión se termina. Lo que ocurre,  es que su presencia en cancha, en la posición de cuatro abierto, penaliza los minutos en juego de su compañero Hervelle, Hoy , apenas nueve. Cuando su experiencia, como gladiador es fundamental, en la mayoría de los encuentros. Sus rebotes, puntos, intensidad defensiva y malas pulgas son muy necesarios en estos momentos por los que atraviesa el club bilbaíno.

Ante esta situación, el control del ritmo del encuentro por parte de los bases locales es fundamental. Cosa que tampoco hoy sucedió, Tabú y Salgado, 0 y -6 en la valoración final. Pobre renta, con acciones de pérdidas de balón castigadas con canastas por sus contrarios. Tiros precipitados, con malas decisiones, buscando recortar diferencias desde el triple, obviando la posición de un compañero mejor situado.

A pesar de todo los dirigidos por el cuestionado Mrsic se fueron con una renta de dos puntos al descanso. La segunda unidad que él comanda aguantó los envites de los andorranos. La salida a la pista de Todorovic permitió cierta intensidad defensiva , además de criterio a la hora de anotar.

Le secundó con buenos  minutos en esa rotación Hammink, un jugador, que aparece y desaparece, como el Guadiana, según  su entrenador. A veces no disputa ni un sólo minuto, y en otro partido aparece incluso de titular, algo que últimamente no sucede. Aportó, puntos, asistencias y rebotes en los minutos que fue empleado.

Sin embargo, los de Peñarroya repercutían en el bloqueo y continuación, buscado las acciones poderosas de sus alargados pivots. Esta vez con mala fortuna para su ejecutor, Diagne, que al apoyarse en el aro para hundir el balón en la canasta, éste actuó como resorte y despidió el balón hacia fuera.

Siguieron confiaron en su jugador más dinámico, Jaime Fernández,10 puntos y 5 Asistencias, para anotar y distanciarse en el luminoso. Eliminado por una técnica descalificante, en el último cuarto, por invadir  la pista en un incidente entre Salgado y Albicy

El base francés, junto con Jankovic fueron de los más destacados en las filas de los del Principado.  MP V del encuentro el galo con 22 de valoración final: 13 puntos, 6 asistencias, 100% en tiros libres y 75% en tiros de 3. Sus puntos y robos de balón resultaron claves en las situaciones de juego cuando los bilbaínos reaccionaban él se encargaba de volver las cosas a la realidad.

 

De poco sirvieron las acciones de 2 más 1 ejecutadas por los Center locales, preocupados más en abrir el juego una vez que ganaban la posición, para acabar con un tiro lejano la jugada, en vez de encarar el aro en 1 x 1 con su oponente. Tampoco surtió efecto la zona de ajustes enseñada por los bilbaínos. Los despistes en la segunda ayuda del lado contrario, unido al cansancio físico, dejaba lagunas que permitían sencillas bandejas en su aro.

Los brotes verdes, deben de esperar. Una jornada menos para la conclusión de la temporada y cada vez quedan menos peldaños para escapar de la parte baja de la clasificación.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *