Geolocalizado en la zona central de Bizkargi, es un monte de apenas 552 metros de altitud. Una ermita dedicada a Santa Cruz y una vistas panorámicas al valle de Mungia  lo contemplan en un día despejado. Siguiendo las flechas amarillas del camino de Santiago, por la Costa, en apenas 10 km de trayecto de ida y vuelta, la primavera asoma en pleno apogeo. Las primeras orquídeas, orchis mascula, florecen en pastos y claros del bosqueLos árboles frutales, cerezos, perales, manzanos, muestran sus colores característicos de la estación en la campiña del caserío. El petirrojo camufla su diminuto cuerpo en los arbustos. Más alejados, oteando desde el cielo , las rapaces y carroñeros , vigilan posibles presas para saciar su apetito. Celidonias, dientes de león, búgulas adornan los prados adyacentes al camino.

La iglesia de estilo gótico de los santos Emeterio y Celedonio se encuentra en el barrio más importante de Larrabetzu, Goikolexea. Esta iglesia ha sido, durante siglos, uno de los lugares más importantes del valle del Txorierri, ya que formaba parte del camino o ruta juradera que, desde Bilbao y hasta la iglesia de Santa Eufemia en Bermeo, debían hacer los señores de Bizkaia –título que a partir de 1379 recayó en los reyes de Castilla– jurando los fueros y garantizando las leyes y libertades de los vizcaínos.

La banda marrón que afecta a los pinos también destaca en algunos pinares del trayecto. Los primeros brotes primaverales sirven de alimento al pottoka, caballo de pequeña envergadura autóctono. Mientras que los sauces. alisos y resto de vegetación de ribera empiezan a abandonar su letargo invernal poblando sus ramas de hojas tiernas. En contraste, con la deforestación de una ladera de un terreno particular, despoblada de vegetación para obtener plusvalías económicas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *