La Tierra de Campos, en la provincia de Palencia, alberga en el municipio de Boadilla de Rioseco un museo de arte contemporáneo al aire libre. Saber combinar lo natural, rural y costumbrista con lo tecnológico, el desarrollo y el arte tiene un mérito extraordinario. Y esta localidad es todo un ejemplo.

Silos

Cuando uno se aproxima al pueblo lo primero que vislumbra desde la carretera son los silos. Una madre y sus hijos componen las figuras impresas en la fachada de los mismos. Según incida la luz natural del día,cambia la percepción de los retratados.

Lagartija

El adobe, muy característico de esta Tierra de Campos, encuadra en la fachada de este muro una representación de una serie continua de lagartos. Distintas formas y texturas los contemplan otorgando una nueva fisonomía a la calle.

Arco

Como muestran estas dos imágenes, superior e inferior, distintos retablos adornan las paredes tapiadas de la Iglesia de Santa María, con su ladrillo rojizo muy recurrente en este tipo de Iglesias de la zona.

Arcos

Esquina

El reciclaje también tiene cabida en este museo al aire libre. En la esquina del cementerio de la localidad, los discos empleados para cortar el granito simulan un reloj metafórico del tiempo, un espacio que separa a los de dentro de los que viven fuera.

Cementerio

Los discos de acero pintados sobre acrílico en otra parte de la tapia del cementerio, juegan con las sombras, que provocan la luz solar en función de la fuerza que tenga el astro solar.

Frontal pared

Un gran collage adorna la tapia trasera de esta casa. Integrado por más de 1200 imágenes de los habitantes de del pueblo paraguayo de Santiago de Misiones con  el que esta hermanado Boadilla.

Para saber más en este plano-boadilla   podéis realizar una visita previa de lo que descubriréis si tienes tiempo para acercarte a ver este municipio palentino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *