Este peculiar hayedo emboscado en el municipio de Cofiñal en León presenta unas hayas cubiertas su corteza por líquenes. A diferencia de otros hayedos de la cornisa Cantábrica que muestras su corteza lisa. El arrendajo es el dueño y señor de este bosque. Dos parejas emiten continuos graznidos alertando de la presencia de intrusos por sus dominios. El zorro también campea a sus anchas por este territorio. Hasta en dos ocasiones se dejo ver, eso si manteniendo una excesiva distancia. El acebo coloniza el terreno en la parte alta del mismo. Parecido sucede con el helechal que va dominando la cubierta vegetal a mayor altitud. No existen hayas de gran tamaño, salvo algunas excepciones y casi todas presentan la misma altura, anchura y porte.

Por otro lado las cascadas de los Forfogones muestran el cauce alto del río Porma en su inicio con bellos saltos de agua. La vegetación asociada a este tramo la componen principalmente, alisos, sauces y avellanos. Muy próximo a este paraje se encuentra el Pinar de Lillo Reserva Natural protegida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *