Aunque han transcurrido muchos años entre ambos artículos, ambos deben ser leídos con vocación de inminente actualidad. Dos escritores prestigiosos y  reconocidos por no callarse las cosas. Dos generaciones distintas. Dos prosas tenaces, agudas que nos hacer reír con su ironía y reflexionar por su mordaz elocuencia.

Publicados en sendos suplementos dominicales de dos importantes empresas de la prensa estatal, Grupo Vocento y Prisa. El segundo articulo reseñado nos da unas inmejorables pautas para convertirnos en fugaces críticos en cualquier faceta que nos adentremos. Con o sin conocimiento de causa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *