Finalizó el #bilbaojunior2017 coronando a la sección de baloncesto del R. Madrid como campeón tras derrotar en la final al Juventud de Badalona por 83 a 53. El jugador madrileño  componente del combinado estatal de la categoría, Francisco Salvador como MVP de la final con 16 puntos, 15 rebotes para alcanzar 31 en la valoración. El cuadro final se completo con la sección de baloncesto blaugrana en tercer lugar y  la cantera del Unicaja en cuarto puesto. Logrando  su jugador internacional en la categoría, Ignacio Rosa la distinción de máximo anotador.El seleccionador estatal, Manolo Aller presenció los encuentros tomando buena nota de los jugadores seleccionables. Cuatro clubes de baloncesto de la ACB (Joventut, Zaragoza, Valencia y Unicaja)  y dos secciones de baloncesto, las correspondientes a los equipos R. Madrid y Barcelona nutren a la selección.

En cuartos de final se colaron siete equipos vinculados con clubes en la ACB. Y en semifinales las dos secciones de los equipos futboleros anteriormente citadas y dos clubes que trabajan concienzudamente la cantera, Unicaja y Joventut. Exportando sus mejores perlas a equipos profesionales tanto de ACB como de la NBA. Además de las ligas de formación de la FEB.

De lo visto en algunos encuentros prevalece el juego 2 x 2 sobre todo en los equipos semifinalistas. A excepción de los representantes de los clubes modestos, lo primordial  son jugadores altos, con buen manejo de balón, tiro aceptable, poco juego de espaldas en la pintura, salvo excepciones, polivalentes en dos o tres puestos y con ganas de finiquitar rápido los partidos. El triple como recurso más frecuente para avanzar veloces en el tanteador. Sin importar si hay o no rebote. Muchas veces consentidos e inducidos por sus entrenadores respectivos. Tapones y mates de concurso también se vieron gracias a la capacidad atlética de muchos jugadores que acudieron a la cita. Las defensas zonales, en todas sus versiones y variedades  junto con la presión continua resultaron ser los recursos tácticos más empleados.

La globalización se expande en el deporte de la canasta de formación. Salvo los equipos modestos presentes en el campeonato que no cuentan con jugadores foráneos, raro es el equipo vinculado con la ACB que no dispongan de jugadores comunitarios. Mientras la normativa de competición lo regule, permitiendo tan sólo cuatro jugadores nacionales en los equipos de la máxima competición bienvenidos sean los valientes que trabajan con cantera propia. Desde la base, pasando por alevínes, infantiles, cadetes y juniors. En edad cadete y junior, principalmente, es  cuando aterrizan a los clubes jugadores comunitarios  y Cotonú atraídos  por ojeadores y técnicos con promesas de futuro muy ventajosas .

Por último, reseñar que el cobró de entrada, aunque sea su recaudación entregada a una entidad benéfica  resto publico en las gradas del Bilbao Arena a partir de los cuartos de final. También hubo la justa representación institucional en la ceremonia de clausura del Campeonato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *