A menudo respetamos y veneramos a nuestros árboles por su porte, su singularidad, su edad pero no acostumbramos a observarlos por las figuras o poses que nos proporcionan. Aquí tenéis una serie de ejemplares que os proporcionan otra imagen diferente de contemplarlos.

Por detras

A fondo

tapando bocas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *