La política confía cada vez más en los «procesos de toma de decisiones» que, por medio del cálculo, prometen la obtención de «soluciones», es decir, de resultados «optimizados». Dado el avanzado estado del proceso de tecnologización, el proyecto de controlar lo posible, y no solamente lo real, ha dejado de parecer una entelequia. Así se crea un nuevo ambiente social, autoalimentado de modo permanente por sus propios datos: la conexión sustituye al contacto, la interacción a la relación, la adicción a la concentración y la suma de informaciones al intercambio de experiencias.

Christian Salmon La era del enfrentamiento

 

El camino de la fotografía que acompaña esta entrada se vuelve empinado en algún tramo. Comienza el baile electoral en Euskadi y los distintos programas electorales de los partidos  muestran sus mejores proclamas y diseños elaborados. La política forestal en este territorio  tiene un importante coste para el PIB de la Comunidad Autónoma.

Los partidos alternativos esbozan propuestas denominadas sostenibles, con la idea de apostar por especies variadas y no por cultivos forestales que abundan en la superficie forestal vasca,

Por su parte, los partidos constitucionalistas  muestran ciertas diferencias  con respecto al sector forestal. Introducen conceptos como bioenergía y bioeconomía, pero los que apuestan por las especies autóctonas son los socialistas, escrito en negrita en su programa impreso.

Por último, los partidos nacionalistas  no se olvidan del vocablo sostenible, mencionando unos, su interés por recuperar los bosques locales y los otros, cuantifican la los árboles que se comprometen a plantar . para incrementar la superficie, sin clarificar entre autóctonos o cultivos forestales..


                         

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *