Muchas veces pasan de soslayo ante nuestra mirada. Caminamos a su vera, pero no les presentamos la atención oportuna, fijándonos más en otros aspectos de nuestros cauces fluviales.

 

En este artículo de la revista Aula Verde (nº 22, marzo 2001) nos cuentan las bondades de la vegetación asociada a los ríos andaluces en este caso.

Junto con su localización nos  ayudan a identificar las tres  bandas en las que se distribuyen en ambas margenes del río.

Además de prevenir los riesgos a los que se encuentran expuestos el arbolado del  bosque de galería de  nuestras margenes ribereñas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *