Creo en lo que veo. Por mucho que te lo cuenten tengo que comprobarlo en primera persona. Como cuando un balón queda suspendido  en el aire tan sólo un segundo y cae aceleradamente sin tiempo de reacción.

salto

Suspendida en el aire durante esta estación de salto, la joven gimnasta medita su caída. Con el paso de los años, las piruetas quedarán asimiladas y sus metas personales y profesionales alcanzarán otros derroteros.

doble tiro

Vuelve a la carga el balón. Ojo. Perfeccionar el tiro a una mano es fundamental. El gesto de doblar la muñeca, elevar el antebrazo, el grado de inclinación, si se consigue mecanizarlo desde la base , los fundamentos quedarán grabados en el disco duro personal de cada uno para siempre.

salto

Sincronizar los saltos, más o menos elevados, equilibrados, equidistantes de unas a otras en una formación de conjunto  resulta complicado, visto desde fuera. El ojo, nuestra retina, actúa de juez. Enseguida detecta posibles errores, incongruencias que emiten una señal a nuestro cerebro y nos permite reaccionar ante lo que creemos que está bien o mal.

_DSC9553 copia

Somos muy dados a los colores. Nos identificamos, nos significamos en pro o en contra de una causa. Abanderamos una batalla, una defensa de unos ideales En este caso el rojo sobre fondo negro en un ejercicio de abdominales. Elevar la pierna hasta una cierta altura y mantenerla una fracción de segundo, algo efímero pero beneficioss para la formación física del jugador.tiros

Como automatas que somos repetimos de manera continua las paradas, las fintas y salidas hasta alcanzar una posición de tiro óptima, liberada de un hipotético defensor para buscar nuevos puntos en el tanteador.

treiple maria

A pies juntos y con convicción. Un tiro que parece fácil pero que en la práctica ha llevado muchas horas y desplazamientos a las canchas para lograr asimilarlo. Con todas estas enseñanzas, podemos aseverar   a modo de metáfora lo siguiente:

Hemos plantado las semillas y otros disfrutaran de la sombra de estos árboles

En definitiva, si rebuscamos detenidamente en nuestros  Decreta particulares en su artículo VII dice:

Establecí el respeto entre las personas, sin ningún tipo de distinción, sin exclusiones, todos por igual, como es justo y honorable.

Os dejo con estas reflexiones vitales, un canto a la esperanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *