Para un buen uso de los árboles: Una súplica a la atención de los funcionarios electos:

Francis Hallé, Actes du sud, oct 2011 (Traducido del francés por David S. Restrepo para la AMA)

RESPETO. Los árboles son seres vivos, tan vivos como usted o como yo. Mejor: Son nuestros protectores. Darles el respeto que se merecen como seres vivos y nunca tratarlos con desprecio, como si se tratara sólo de mobiliario urbano.

ANTICIPACIÓN. Antes de planificar un edificio o un barrio nuevo, se debe de acudir a un urbanista que sabrá establecer en primer lugar los espacios verdes y los árboles de alineamiento: La construcción se realizará solamente a partir de entonces.

JURISDICCIÓN. Saber rodearse de personas capacitadas para la selección de especies, plantación, poda de formación, poda de madera seca (muerta) y los diagnósticos de seguridad.

PREVISIÓN. Planear para cada árbol plantado, un volumen suficiente para su corona y las raíces cuando este se convierta en un adulto: Esto hace de las podas una actividad inútil. Nunca se le olvide que un árbol sin podar no es un árbol peligroso.

MODESTIA. Nunca plantes “grandes sujetos” con la intención de hacer una buena impresión: Esto es tanto una pérdida de tiempo como un desperdicio de dinero. “Presumir” y los árboles no se mezclan.

HONESTIDAD. No crea y no pretenda a dar a entender que diez árboles jóvenes van a reemplazar el derribo de un gran árbol viejo. Esto es una mentira social, ambiental y financiera.

LA NO VIOLENCIA. No poden ni las ramas ni las raíces de un árbol, al menos de estar en la obligación absoluta. No es estético y además el árbol se vuelve peligroso.

CIVISMO. Sea inflexible con la conducta laxa y descortés contra los árboles de la ciudad: los golpes, mutilaciones, etc. Ellos soportan muy mal cualquier forma de agresión.

PROTECCIÓN. Recuerde que derribar los árboles al borde de las carreteras no es de ninguna manera una respuesta adaptada a los problemas de la seguridad vial.

GRATITUD. Amar a los árboles, es otra manera de amar al hombre. Amé los árboles y usted tendrá la satisfacción de saber que los otros ciudadanos le darán testimonio de gratitud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *