La amistad es un valor al alza. No cotiza en los mercados bursátiles, ni en las grandes urbes financieras. Conoce subidas y bajadas , pero en este caso de sentimientos. En función de la distancia, el tiempo, los años, en la mayoría de los casos permanece inalterable. Recurrimos a ella en momentos de angustia, necesidad, en busca de consejo, de unas palabras que se convierten en ley. O simplemente para conversar, reír, intercambiar conocimientos y situaciones personales que nos reconfortan a ambas partes. Nuestras raíces son profundas, maduras , longevas y alargadas en el universo de los árboles.

amigos-y-arbol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *