Brotes de Invierno 2Durante el invierno los árboles de nuestros bosques se ven desprovistos de sus vestimenta, lo que les hace más difícil de reconocer. Sin hojas, ni flores nos debemos fijar en otras partes de su aspecto: en el tronco, tocándolo, calcar su corteza en un folio en blanco es un buen ejercicio que podemos incorporar con posterioridad a nuestro cuaderno de campo. También acercarnos y fijarnos en sus ramas, en sus brotes, en las yemas que les están saliendo. Con una buena guía y estos pequeños detalles mencionados en esta entrada se pueden reconocer los árboles de nuestro entorno más próximo. Estas dos láminas pertenecen al libro de la editorial Plesa SM denominado Árboles y Hojas, de la colección la Senda de la Naturaleza de 1984, 40 pag. del autor Ingrid Belberg.

Brotes de Invierno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *