Último derby entre ambos equipos en la liga ACB solventado con victoria baskonista  por 78 a 74. Con este marcador se corrobora el descenso matemático de los hombres de negro a LEB oro tras catorce temporadas en la liga ACB. Casi lleno en el Bilbao Arena para presenciar un encuentro crucial para los bilbaínos. Presencia de autoridades locales, director de arbitraje, y ambas directivas en el palco.

Desde el comienzo del encuentro los vitorianos presionaron con eficacia la subida del balón por parte del base local Tabú, negando que recibiera, para ralentizar el ataque local. A pesar de su esmero, el base belga se convirtió el más valorado de l,os locales con 21 tantos, para 18 puntos anotados y tres asistencias. Por el otro bando, M. Huertas sumó 16 tantos en la valoración para 11 puntos anotados y 7 asistencias repartidas. Convirtiendo estas últimas  en la mejor forma de anotar por parte de los suyos tras machacar por encima del aro la canasta local.

Voigtmann, Diop y Poirier aprovechaban su envergadura para volar por encima de sus defensores y anotar con ventaja sobre sus pares. A pesar de este dominio en la pintura, y los nervios  lógicos por la situación del equipo, los locales supieron controlar su juego, buscando canastas abiertas y penetraciones  por parte de sus jugadores exteriores.

El capitán Mumbrú volvió a tirar de sus recursos jugando de cuatro abierto. Unas veces se abría para anotar desde tres puntos y otras posteaba con su para, cobrando ventaja, gracias a su efectivo juego de pies, obligando al técnico visitante Pedro Martínez a rotar a sus hombres para buscar el más acertado en su defensa.

 

En muchas fases del juego, Todorovic  subió el balón ante la fuerte presión vitoriana, lo que le permitió tomar decisiones certeras de cara al aro, anotando desde cuatro metros, en penetración, además de  algún triple para un total de 17 puntos anotados y otros tantos de valoración. Pero eran necesarios más jugadores locales para frenar el  acierto visitante.

Thomas salió en cinco inicial. Jugó casi todo el encuentro bregando en ambos aros con las torres vitorianas. Su bloqueo y continuación le permitió anotar 7 puntos, pero su bajo porcentaje en tiros libres le penalizó (3/7 43%) ya que en sus manos tuvo 2 tiros libres en el último cuarto para distanciar a su equipo y conducirle a la victoria.

La defensa local brillo sobre todo en las primera parte del encuentro. Y como no dirigida por Hervelle, que se cobró 3 faltas en ataque de sus oponentes, 2 balones recuperados y 3 rebotes jugando en ocasiones de cinco frente a la envergadura de sus rivales. Sólo 4 puntos pudo anotar pero su brega y esfuerzo físico resultó impagable.

El dominio en el luminoso de los locales durante tres de los cuatro parciales del encuentro no fue suficiente para ganar. De nuevo, el único triple de Janning convertido de 4 que ejecutó distanció a los vitorianos en los minutos finales condenaron a los hombres de negro al descenso de categoría. Al final, emotiva despedida del público y jugadores con una ovación mutua para un proyecto que debe continuar.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *