Las restricciones derivadas  por la pandemia todavía permiten disfrutar del color del otoño en Bilbao. El anillo verde periurbano que envuelve a la metrópoli nos proporcionan instantáneas reconocibles para unos cuántos, pero desconocidas para otros. Los árboles muestran su ropaje otoñal, en algún caso desprovistos de sus hojas, en otros con colores amarillos, ocre y rojizos. Las hayas, los robles americanos, arces y plátanos de sombra colorean el paisaje y tapizan los suelos para recordar la estación en la cual nos encontramos.

Pero las especies vegetales de hoja perenne también muestran su vigorosidad y poderío proporcionando un notable contraste con el entorno que les rodea. No es necesario viajar a grandes espacios naturales, dentro del perímetro de cada localidad, existen rincones en los que se puede disfrutar del otoño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *