En ocasiones la vida te atrapa. Los caminos te conducen por callejones sin  salida. No es el caso.Continuo el periplo por el Parque lineal del Nervión. Una visita obligada al lugar donde se ubicaba en Luyando el árbol Malato. Una referencia histórica que marcaba los límites no sólo de un territorio sino también por su situación perimetral. La muga (frontera) hasta la cual las tropas reclutadas debían servir al señorío de Vizcaya. la tradición cuenta que al llegar al árbol los guerreros lo golpeaban con sus espadas, quizás en señal de desafío o como marca en la corteza que servía de aviso. Como bien recoge en su libro Ignacio Abella titulado Árboles de Junta y Concejo, 2015.

arbol malato

En filo recto sin apartar la mirada a ambos lados del trayecto. la primavera muestra sus primeras flores. Agazapadas, escondidas en algunas praderas. En otros caso, solitarias, timoratas, a la espera de que los factores climáticos resulten más beneficiosos para su resplandor.Este Diente de León se muestra vigoroso, y casi sonriente, ante las benignas temperaturas.

margarita

Por el contrario, la hierba doncella o vinca minor de la imagen inferior, muestra sus tonos un tanto mustios, apagados, ensombrecidos por la humedad del día y condenada a sobrevivir en la parte umbría del camino.

violeta

Los brotes en las yemas de los árboles resultan significativos. Desprovistos en su mayoría de follaje habitual se les hace difícil de reconocer. un primer plano de uno de ellos nos ayuda a investigar de que especie se trata.

brote otoño

La travesía se encuentra jalonada de numerosas pasarelas tamizadas por un color rojizo llamativo. En algunos tramos permiten unir las dos margenes del río Nervión.

pasarela cruzada

En otros, tan solo elevan el camino para facilitar el paseo haciéndolo más accesible a todos los paseantes. Donde caminan personas a pie, ciclistas en bicicleta e incluso algún avispado jinete que trota con su caballo por este singular paraje fluvial.

Nervión y pasarela

Pero el paseo es propicio para descubrir pequeños detalles. Levantar la vista al cielo y contemplar el mar de nubes que nos atrapa. Un océano infinito que nos engulle albergándonos en su seno.

nubes

Contemplar, igualmente, los bordes de las incipientes hojas, frescas, prematuras y verdosas de los arbustos que nos circundan. Poner en juego los cinco sentidos a la hora de observarlas.

SONY DSC

Las fincas privadas, que las hay durante el recorrido, delimitan la propiedad con cercados de estacas y alambres en los que pastan ovejas y algún asno atónito a la mirada lejana del transeúnte. El pelo, a modo de rastro, permanece agazapado, prendido en el filo del espino alambrado, señal de la proximidad del ovino al vallado.

SONY DSC

Barrunto el final de la ruta. Antes me detengo en dos fotografías un poco alejadas del clima de estas latitudes. Dos especies no propicias para este ecosistema. A modo de símil con una película muy de actualidad en la cartela de los cines, Palmeras en la nieve, las aquí retratadas en este espacio público catalogado como Red de Itinerario verdes de Álava están un tanto fuera de sitio. Muy diferente al clima tropical donde se adaptan y sobreviven mejor.

palmeras al sol

Y a punto de con concluir el recorrido, otro hallazgo botánico fuera de lugar. Seguramente que introducida por un alma caritativa, bien intencionada , una chumbera de gran porte y tamaño aparece plantada en un intento de recuperar una antigua escombrera. La planta, propicia de ambientes áridos, casi desérticos, se ha adaptado al terreno. Los rigores del frío de esta comarca de Ayala no han podido con ella. Y afila sus finos pinchos para defenderse de posibles intrusos.

SONY DSC

El apeadero de Salbio, cercano a una empresa industrial pone fin al recorrido. Cerca de 8 kilómetros de distancia para indagar sobre las peculiaridades de esta vía verde un tanto diferente. Donde la vegetación de ribera predomina en la mayor parte del mismo, combinándose con la campiña del caserío y praderas adyacentes. Donde los árboles frutales y su vegetación asociada muestran los albores de la primavera que esta a las puertas.

escalera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *