Resultó un  partido de colores. El blanco se impuso al negro. Los oscenses han vencido ya , en estos inicio de la competición a bilbaínos y sevillanos, dos recién descendidos y aspirantes a retornar. Cuando metes 68 puntos como local y una valoración conjunta de 65, muy mal lo tienes que hacer como visitante para no llevarte la victoria. Con una buena defensa, dominando el rebote, jugando por dentro cuando era necesario y acertando en el tiro exterior en los momentos claves, los dirigidos por Guillermo Arenas rompen la racha de triunfo de los de Mumbrú. Un último cuarto escaso en la anotación, con tiros liberados, pero precipitados, acercan a los hombres de negro a la realidad de esta LEB ORO. 64% de acierto en los tiros libres, nefasto porcentaje de tiro de campo 36% y paupérrimo  15% en los tiros de 3 puntos sólo se salvaron los jugadores altos Larsen, que sufrió una tocedura y jugo mermado en la segunda parte, con 27 de valoración por 17 puntos anotados y 6 rebotes capturados. Su compañero Lammers 18 de valoración global por  8 puntos anotados, 9 rebotes y 2 tapones.  El cuatro abierto no funcionó y los escoltas no estuvieron muy finos desde la larga distancia en los momentos decisivos. La defensa zonal sirvió para recortar distancias durante los últimos minutos del encuentro. Debut de Rafa Huertas con intensidad en defensa y con margen de mejora en los sucesivos encuentros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *