se

Con la de ayer ya son nueve victorias para el Bilbao Basket en su regreso a la Liga ACB, a tan sólo tres , de la cifra marcada para asentarse en esta categoría. No fue el Estudiantes, inmerso en puestos de descenso y con problemas económicos para continuar, un rival acomodado. Tras una primera parte , donde ambos equipos dominaron en sendos parciales, primero, para los vascos, segundo para los madrileños, los veinte minutos finales fueron combativos y emocionantes. Los hombres de negro  remontaron el encuentro que se complicaron por los errores habituales durante esta primera vuelta: precipitaciones en el tiro exterior, pérdidas de balón, mala selección del ataque, falta de concentración en el rebote. A pesar de ello se llevaron el partido por 87 a 80 superando la zona 3-2 visitante, poniendo la dosis de agresividad suficiente en defensa para cerrar su aro y salir raudos en los desplazamientos.

Contribuyeron en esta eficacia, Rouselle( 16 puntos, 3 asistencias, 2 pérdidas y 16 val. global) con buenas decisiones en ataque, tirando y penetrando cuando se acababa la posesión. Acompañado del pasito dado por Sulejmanovic ( 9 rebotes, 10 puntos y 17 de valoración global) con acierto desde el triple e intensidad en los rebotes. El espectáculo y los puntos calientes vinieron de la mano del MVP del partido, Brown ( 21 de valoración, para 50% de acierto en tiro de 3, 20 puntos y 4 asistencias) al que le secundó su compatriota Lammers (20 valoración, 9 puntos , 2 tapones y 6 rebotes).

Por los colegiales Douglas (16 puntos, 5 rebotes), Arteaga (7 rebotes y 4/5 en tiros de dos) y Scrubb (10 puntos y 3/3 en tiros triples) mantuvieron a raya a sus oponentes hasta que éstos consiguieron voltear el luminoso y dominar en la cancha. La Copa que se disputará en  Málaga, que no figura entre los objetivos primigenios de la entidad, es factible a falta de una jornada para cerrar la primera vuelta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *