No era fácil la misión. Regresar en una única temporada de la LEB ORO a la ACB y los hombres de negro lo lograron. Era cuestión de encajar tas las piezas del puzle. Nuevos rostros,  un neófito Mumbrú a los mandos, y unos americanos desconocidos, que se convirtieron en los estiletes de la plantilla. Dudas en los primeros meses, a pesar de ganar la Euskal Kopa, que se solventaron cuando el líder y principal favorito, Real Betis, asomó por el Bilbao Arena. Triunfo contundente que les llevó a loas eliminatorias de ascenso con el factor cancha a favor. Solventado el escollo de cuartos frente a Palencia en cinco partidos.

Alcanzaron la Fase Final jugando en casa, derrotando en semifinales a Melilla y en la Final a Palma. Ascenso consumado y salida del concurso de acreedores en un mismo plazo. Sobresaliente ejercicio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *